El agente de la Continental

Si hay un personaje de novela negra realmente icónico es, sin duda, el agente de la Continental.

De la mano de Dashiell Hammett, este personaje nace en 1923, en una de las primeras historias cortas que escribiera el autor en la revista Blak Mask, una revista pulp para la que comenzó a escribir ya talludito por necesidad (tenía esposa y un hijo, con otro en camino, y el trabajo de publicista no le compensaba demasiado, a lo que se unía una tuberculosis que venía de antiguo y que le obligó a decantarse por el relajado ambiente de la literatura) y en la que el personaje que nos ocupa fue creciendo hasta dar el salto a la novela.

Efectivamente, fue en 1929 cuando se consagra el agente de la Continental como un icono de la novela negra con la publicación de Cosecha roja, para, en el mismo año, volver a aparecer en otra de las obras de Hammett: La maldición de los Dain (una novela que, en realidad es un compendio de capítulos publicados previamente en la revista Blak Mask). Posteriormente, ya en 1945, se publica El agente de la Continental, un recopilatorio de relatos cortos protagonizados por el personaje.

El agente de la Continental

Bucear en la producción literaria de Hammett es toda una labor de arqueología, ya que, a día de hoy, todavía siguen apareciendo colecciones de relatos, y hasta novelas inéditas o incompletas, del que muchos consideran (entre ellos yo) el padre de la novela negra. Pero, lo que sí es cierto es que, de todos sus personajes, el del agente de la Continental es el que marcó un antes y después en la narrativa policíaca a través de los relatos cortos que publicó en la revista Blak Mask, por lo que su lectura supone adentrarse en los mimbres definitorios del personaje más típico del noir.

Efectivamente, hasta la aparición del personaje en la revista, el género policíaco, de misterio y de suspense contaba con el típico detective a lo Sherlock Holmes, plano y con apenas unas pinceladas definitorias que no iban más allá de unas cuantas frases hechas y gestos característicos, centrándose la trama de la historia en la resolución del caso mediante las pesquisas y la astucia del protagonista, el cual, por lo demás, contaba con una inmaculada hoja de servicios que no dejaba entrever ni la más mínima quiebra o inquietud moral. Por el contrario, el agente de la Continental inaugura lo que se ha dado en llamar hardboiled, un subgénero que personalmente identifico con la verdadera novela negra más clásica y en el que, además de la acción y violencia explícitas, lo que más destaca es que el protagonista principal es un sujeto atormentado, muchas veces carente de moral y que cuida más de sus propios intereses que del manido “bien común”; vamos, un ser de lo más despreciable para los cánones de las décadas precedentes a los años 20, pero en el que buena parte del público podría verse perfectamente identificado, lo que explica el éxito de este tipo de personajes y del género en el que nacen.

Publicación de la revista pulp Black Mask

Así, los personajes más atractivos en la novela, cine y series actuales (baste recordar a Harrison Ford en su papel de Deckard en Blade Runner), son, precisamente, aquellos que siguen los cánones que sentó Hammett con su agente de la Continental. Tipos con un fondo de bondad (pero muy en el fondo), desencantados de todo y de todos, con más vicios que virtudes, cuarentones y que tampoco destacan por un físico especialmente agraciado; es más, en el caso del agente de la Continental, que ni tan siquiera tiene nombre, nos encontramos ante un tipo más bien pasado de peso, bajito, fumador compulsivo y bebedor (seguro que no te encuentras a un sujeto así en alguno de los templos al hedonismo que hoy día son los gimnasios).

Un tipo duro, bragado en la oscura realidad social en la que nace y se desenvuelve y cuyo atractivo trasciende generaciones, continuando vivo, tanto en la obra de Dashiell Hammett como en la de quienes siguieron su senda en el marco del género negro que este genio dio a luz por aquello de las casualidades de la vida y, sin duda, por las necesidades de su vida personal. Un personaje indispensable.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.