Mi opinión sobre “Stranger Things”

Sí; entre unas cosas y otras, desde que se estrenara la primera temporada de Stranger Things en 2016, no había tenido tiempo (miento) de ver esta serie de la que todo el mundo me hablaba, extrañados de que todavía no hubiese visto ni un solo episodio. Con el estreno de la tercera temporada de la serie, empezó a picarme la curiosidad, pero tampoco terminaba por decidirme ni encontrar el hueco para verla. Sin embargo, un extraño suceso terminó por decidirme a verla.

Stranger Things

Bueno, en realidad, ese “extraño suceso” no fue más que una gilipollez (lo utilizaba como recurso dramático para captar tu atención). Sí; estando yo perdiendo el tiempo en Twitter, leí la opinión de una famosa actriz de series españolas, en la que que la susodicha venía a decir, más o menos, que no entendía cómo podía tener tanto éxito una serie en la que unos niños, montando en bicicleta, iban persiguiendo monstruos por ahí. “Ummmm”, pensé en mi fuero más interno: “Esa serie tiene que estar bien”.

Efectivamente, aquel comentario me decidió a ver Stranger Things, desde la primera temporada. Y, la verdad, me enganchó desde el primer episodio hasta el último; en apenas dos semanas me vi las tres temporadas completas, quedándome con las ganas de una cuarta. Sí; no hay nada mejor que alguien del famoseo patrio critique una producción extranjera: ello es, sin duda alguna, garantía de que el producto es bueno.

Una serie excepcionalmente hecha, con numerosos guiños ochenteros (me encantó especialmente la referencia a Magnum P.I., una de mis series favoritas de aquella época), así como a lo más granado del cine fantástico y de terror, destacando en ese terreno las referencias a Stephen King. Una serie en la que la actuación de los críos constituye, sin duda, una muy grata sorpresa.

Uno de los principales riesgos que corren las películas y series en las que actúan niños es el riesgo de que no resulten creíbles por notarse las carencias interpretativas de estos. Sin embargo, en Stranger Things son los niños, precisamente, quienes llevan todo el peso de la serie de una forma que ni te das cuenta de que se trata de niños actuando. La verdad, es que, en la serie de los hermanos Duffer, el trabajo con las criaturas ha sido magistral, siendo ello uno de los atractivos a añadir a la serie de Netflix.

Humor, fantasía, misterio, suspense y terror son los aderezos que completan esta excepcional serie, cuyo visitando os recomiendo: pasaréis un buen rato, os reiréis y, seguro, os engancharéis a las aventuras de los niños que la protagonizan.

Y, por cierto, una recuperada Winona Ryder me sorprendió. No te la pierdas.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.