¿Qué fue de “Rabia”, de Stephen King?

Para nadie es un secreto que, en los últimos tiempos, Stephen King ha experimentado un renacer, lo cual es realmente de justicia, siendo, como es, después de Edgar Allan Poe y H. P. Lovecraft, el rey de la literatura de terror. Así, IT, Cementerio de Animales y Doctor Sueño, son ejemplos de esa vuelta al candelero literario y cinematográfico del escritor de Maine.

Stephen King

Por las redes proliferan cientos de foros y grupos de fanáticos de Stephen King, integrados por los llamados “lectores constantes”, ya sean maduros, ya sean los que recién acaban de descubrir al autor de El resplandor. En ellos, cientos (o mejor, miles) de fotografías con los libros de Stephen King recién adquiridos, son colgadas por los usuarios de una forma casi compulsiva, compitiendo entre ellos por publicar la estantería más impresionante posible con las obras del escritor estadounidense, acompañado todo ello de lo más variado en merchandising basado en la obra del autor.

Pocos son los que en dichos foros y grupos cuentan con menos de una veintena de libros de Stephen King (muy lejos, la verdad, de abarcar las más de sesenta novelas publicadas por el autor), siendo escasos los que cuentan con toda la bibliografía del de Maine en sus estanterías, ya sea en papel, ya sea en digital. Y, más aún, apenas un muy reducido puñado de fieles puede afirmar que es el feliz propietario de todas y cada una de las novelas de King (desde Carrie hasta Elevation), ya que, solo dos o tres, a lo sumo, serán capaces de contar con una de las más codiciadas novelas de Stephen King: Rabia (Rage).

Publicada en 1977 bajo el seudónimo de Richard Bachman (King lo comenzó a utilizar porque, por aquel entonces, las editoriales no permitían que un mismo autor publicase más de un libro al año), Rabia narra la historia de un tiroteo ficticio en una escuela secundaria de la imaginaria localidad de Placerville, en Maine. Sin embargo, aunque pudiera pensarse que la novela de King guarda similitudes con los tristemente habituales tiroteos en escuelas de los EE.UU., estas lo son solo transversalmente con lo que el escritor de Maine nos pretende mostrar en su libro, ya que el asalto por parte de su protagonista (Charles Everett) no es más que la excusa de King para sumergirnos en una compleja y rica historia psicológica en la que nada es lo que parece y en la que las supuestas víctimas terminan sucumbiendo a un síndrome de Estocolmo grupal en favor de Charles Everett.

Rabia

Hasta finales de la década de los ochenta, Rabia fue publicada y estuvo disponible en las librerías sin ningún problema (eran otros tiempos, quizás en una sociedad estadounidense más “pacífica”, más “confiada”). Sin embargo, a partir de 1988, una serie de asaltos en escuelas secundarias de los EE.UU. se extendieron como la pólvora, haciendo saltar todas las alarmas en una sorprendida sociedad nortemericana. En concreto, el 26 de abril de 1988, un estudiante (Jeffrey Lyne Cox) de la San Gabriel High School, en California, armado con un rifle semiautomático, mantuvo retenidos a sesenta alumnos durante más de treinta minutos antes de ser abordado y desarmado por otro estudiante; el hecho de que posteriormente se filtrara la información de que Jeffrey Lyne Cox se había inspirado en la novela Rabia, supuso un aldabonazo en la conciencia de Stephen King.

Sin embargo, aquello no fue un hecho aislado, y asaltos posteriores (protagonizados por los adolescentes Dustin L. Pierce, Michael Carneal y Barry Loukaiti), en los que la novela Rabia de Stephen King aparecía vinculada, directa o indirectamente, con la conducta de los asaltantes, hizo que King decidiera que se dejase de publicar la novela. Posteriormente, en el año 2007, en una nota del prólogo de Blaze, King escribió sobre Rabia: “Fuera de impresión, y es una cosa buena”. A partir de entonces, Rabia quedó ya solo como un codiciado objeto para coleccionistas.

Años después, King explicaría su postura con respecto a Rabia: “Mi libro no quebró a Cox, Pierce, Carneal o Loukaitis, ni los convirtió en asesinos. Encontraron algo en mi libro que les habló porque ya estaban rotos. Sin embargo, vi a Rabia como un posible acelerador, razón por la cual lo saqué de la venta”. Una reflexión bastante acertada por parte del autor, ya que identifica que la causa directa de los asaltos por parte de aquellos adolescentes no fue su novela, ya que aquellos muchachos ya estaban “rotos” antes de leer Rabia; aunque, si bien es cierto, “no dejas una lata de gasolina donde un chico con tendencias incendiarias pueda ponerle las manos encima”, lo que explica que King se decidiera a retirar del mercado su novela.

Al margen de cualquier tipo de consideraciones morales (todas ellas igual de válidas), lo cierto es que, el que Rabia haya quedado fuera del alcance de la inmensa mayoría de los amantes del género (y especialmente del de los seguidores de Stephen King) por los motivos expuestos por el propio autor, ha de llevarnos a la reflexión acerca de que, hasta qué punto, está justificada esa, podríamos llamarla, “autocensura” por parte del autor; máxime cuando nos encontramos ante una de las obras juveniles de un Stephen King que, en Rabia, nos muestra a un escritor en pleno crecimiento, con una historia llena de matices y de una calidad literaria extraordinaria.

Por lo demás, Rabia la puedes encontrar a un precio desorbitado de segunda mano en Amazon, aunque, gracias al bendito ebook, te la puedes descargar gratis por Internet (no soy partidario de las descargas gratis, pero como en este caso no se encuentra a la venta en ninguna parte, podríamos considerar que sería, cuando menos, “legítima” esta descarga). Si la consigues, disfruta del más auténtico Stephen King.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.