“Marianne”, la serie de moda

Después de oír hablar constantemente de la serie francesa Marianne, y de que el mismísimo Stephen King dijera que era su serie de terror favorita, pues no quedaba más remedio que verla y, desde luego, la impresión ha sido más que excelente.

Marianne

Después de la muy buena serie de Netflix La maldición de Hill House, la plataforma norteamericana nos vuelve a sorprender con una serie de terror de las buenas, con una historia de brujas de excelente factura y que te atrapa desde el primer momento.

Dirigida por Samuel Bodin, Marianne contradice el mantra tantas veces repetido en el panorama de las series españolas, las cuales nos tienen acostumbrados a un batiburrillo de géneros para gustar a “toda la familia” porque, según guionistas y directores, “no hay mercado para un género en particular” (así salen después los bodrios que nos escupen a la cara en los canales generalistas). Por el contrario, Marianne es un ejemplo de todo lo contrario: una serie europea de terror al más puro estilo que no para de cosechar éxitos y buenas críticas. En España, mientras, nos quedamos con cosas como Señoras del Hampa.

En la serie, y como reza la sinopsis de Netflix, una famosa escritora de terror (Emma Larsimon) regresa a su ciudad natal, donde descubre que el espíritu maligno que la acecha en sus sueños, está sembrando el caos en el mundo real. La protagonista (interpretada por Victoire Du Bois) escribe sus novelas inspirándose en unos terroríficos sueños que experimenta y que arrancan de su pasado, los cuales se reproducen en la vida real de la mano de una aterradora bruja llamada Marianne, que encarna Madame Daugeron, y cuyo papel interpreta magistralmente la actriz Mireille Herbstmeyer.

Marianne

Al principio puede resultar un poco liosa la historia. Sin embargo, a medida que avanzan los ocho capítulos de la primera temporada, gracias a una perfecta utilización de los recursos más clásicos del terror, la serie nos va atrapando en una trama de terror psicológico que ya se echaba de menos en un panorama en el que empezaban a primar más los sustos que los argumentos.

Si no la has visto, te la recomiendo. Una excepcional serie de terror en la que se cuidan los detalles hasta el extremo: una sonrisa, una palabra o un gesto pueden resultar aterradores, sin necesidad de recurrir a otros recursos más manidos y cuyo uso podría echar a perder hasta la mejor idea.

La verdad, me ha encantado Marianne y la historia de la joven y exitosa escritora Emma Larsimon luchando contra las pesadillas de su pasado y enfrentándose a una terrorífica bruja, con una misteriosa frase que invita a desentrañar su secreto:

Marianne nació un martes, estuvo feliz un miércoles, se casó un jueves, se hizo bruja un viernes.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.