“En la hierba alta”: podría haber sido mejor

Si algo tiene una adaptación al cine o a la televisión de una novela es el hecho de que, indefectiblemente, siempre echamos algo de menos en dicha adaptación. Sin embargo, en el caso de En la hierba alta hay algo más que falla.

En la hierba alta

Quizá las expectativas eran demasiado altas, ya que los nombres de Stephen King y Joe Hill estaban detrás del proyecto, como coautores de la novela corta en la que se basa la película. Sin embargo, al final se quedaron en eso: meras expectativas.

La verdad es que la película estrenada en Netflix empieza bien, enganchándote en un primer momento con la extraña historia de un misterioso maizal en el que pasan, digamos, cosas. Los personajes están más que bien construidos y los actores impecables, especialmente un Patrick Wilson (de Expediente Warren) que lleva el peso de la historia, en un arranque de la historia que, hasta la mitad, más o menos, promete bastante.

Sin embargo, llega un momento en el que la trama se tuerce y te hace perder la atención, ya que se lía con una serie de giros que desvirtúan el sentido de la novela de los King: ya no sabes si lo que hay en la hierba son extraterrestres, una tribu del más allá que adora a la gigantesca y misteriosa piedra que parece ser la que hace que los extraños acontecimientos por los que discurre la historia se produzcan, o algo que está en el interior de la mente de los protagonistas. Y, por supuesto, del terror que inicialmente prometía nada de nada.

No obstante, y curiosamente, el final de la película retoma el ritmo del inicio, volviéndote a meter en la historia de la que el director, Vincenzo Natali, hacía más de media hora que te echó a patadas; aunque, por supuesto, ello no obsta a que te quede la sensación de que te has perdido la mitad de la trama (en realidad no te la has perdido porque, sencillamente, no la hay), lo cual, ciertamente, es una pena.

Eso sí, la música y la fotografía espectaculares, dando como resultado un muy buen trabajo que, sin embargo, se rompe por dónde ya he comentado.

Al final, En la hierba alta se queda en una película entretenida sin más pretensiones y a la que no hay que intentar buscar sentido alguno, ya que no lo tiene. De hecho, yo todavía le doy vueltas al agujero en el espacio-tiempo por el que se cuela el perro y me pregunto la razón por la que no se le da más juego al asunto. En fin, doctores tiene la Iglesia, aunque me quedo con el libro.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.