"Érase una vez en… Hollywood": la mejor película de Tarantino

Si algo vinieron a confirmar los Globos de Oro la pasada noche fue, efectivamente, que Érase una vez en… Hollywood es, por ahora, la mejor película de Tarantino.

Érase una vez en Hollywood

Si Jackie Brown me pareció una verdadera obra maestra, sin embargo Kill Bill me pareció un verdadero bodrio (de hecho, no pude llegar a ver la segunda), por lo que ya le perdí la pista a Tarantino hasta Los odiosos ocho, película que me reconcilió con el director de la mítica Pulp Fiction, por lo que decidí volver a darle una oportunidad y echarle un ojo a Django desencadenado (estrenada tres años antes que Los odiosos ocho y que me perdí en su momento), lo cual, efectivamente, me reconcilió con el director de Knoxville de forma definitiva.

Así, pendiente como estaba hará un par de meses de ver Malditos bastardos de 2009, sin embargo me topé en el camino con Érase una vez en… Hollywood, por lo que decidí decantarme por esta última, la más reciente en la filmografía de Tarantino. La verdad: todo un acierto.

Tampoco es que fuera muy difícil atraparme por la historia, ya que combina la iconografía del cine de finales de los sesenta y principios de los setenta (período que me apasiona), así como la sórdida historia de Sharon Tate y la Familia Manson, suceso ocurrido en 1969 y con el que, precisamente, juega la película de Tarantino como hilo conductor, hilvanando a partir de la figura de la actriz asesinada por los Manson (interpretada por Margot Robbie) todo un relato a modo de crónica de Los Ángeles de esos años.

Y es con el gancho de la historia de Tate y los Manson (el espectador se mantiene en suspenso, atento a un final que cree más que conocido, el cual, sin embargo Tarantino varía sustancialmente de forma dramática y, en cierto modo, deseado a modo de, digamos, justicia divina) con el que el director nos sumerge en un repaso de la industria del cine en el Hollywood de la época, siempre de la mano de un Brad Pitt y un Leonardo DiCaprio que, la verdad, están enormes, llevando el peso de una historia con escenas realmente hilarantes en las que las largas conversaciones marca de Tarantino resultan impagables, lo mismo que las escenas alegóricas a Bruce Lee, Polanski o Steve McQuenn, entre otros iconos del Hollywood de entonces.

En fin, tres Globos de Oro más que merecidos para Érase una vez en… Hollywood, una película que saca lo mejor de Tarantino y que, reitero, se puede considerar como su mejor película…, hasta ahora.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .