"Castle Rock" tras sus dos primeras temporadas

Ante la duda de si habrá o no una tercera temporada para la icónica serie que sobrevuela el universo de Stephen King, me voy a centrar en las dos primeras temporadas tras habérmelas visto ya enteritas.

Castle Rock

En su momento me resistí a ver esta serie porque, a pesar de llevar el marchamo del escritor de Maine, las críticas que había leído acerca de su primera temporada me echaban bastante para atrás. Sin embargo, una vez agotado el catálogo de series pendientes de visionar, me lancé a la aventura y comencé a recorrer los sinuosos vericuetos de su primera temporada; y, la verdad, no faltaba razón a quienes la criticaban.

Efectivamente, la primera temporada presenta el problema que sufren muchas de las series actuales: una excelente fotografía y puesta en escena con las que, sin embargo, no se puede ocultar la oquedad más absoluta de contenido. Con ello no quiero decir que la primera temporada de Castle Rock sea un truño; no, nada de eso. Además de buena fotografía, excelentes actores y una magistral puesta en escena, la serie tiene una trama que no deja de ser interesante y de enganchar en un primer instante con un episodio piloto que promete más que emociones fuertes; sin embargo, la historia se va torciendo a medida que el guión se pierde en un bosque de entresijos pretendidamente psicológicos que, en realidad, parecen responder más a una improvisación sobre la marcha para rellenar episodios que a otra cosa. Y, por lo demás, mejor no hablar de unos recurrentes easter eggs que al principio tienen su gracia, pero que, sin embargo, al final cansan, como es el caso del personaje de Jackie Torrance, el cual resulta demasiado forzado. Un despropósito, la verdad.

Pero, al parecer, los propios creadores de la serie se dieron cuenta de que esa primera temporada era un verdadero embrollo, un jarabe de color rosa imposible de digerir, con un final a juego que te hace maldecir todo el tiempo invertido en desentrañar una historia totalmente deslavazada. Así, la segunda temporada, manteniendo la calidad y la excelente factura de la primera, se enfoca directamente hacia un personaje del universo de Stephen King que, sin duda, supone una apuesta a caballo ganador: Annie Wilkes.

Efectivamente, la trama va a girar ahora (trasladándose esta vez los escenarios de Castle Rock a Salem’s Lot) en torno a la enfermera chalada de Misery, aunque dirigiendo ahora al espectador hacia una bien construida empatía para con la otrora monstruo que retuviera durante meses contra su voluntad al escritor Paul Sheldon, permitiéndonos descender a las profundidades y causas de su locura de una forma tal que, inevitablemente, terminamos por ponernos de su lado y el de su hija Joy, por la que Wilkes luchará de forma incansable. Sí, una Annie Wilkes reconvertida en una verdadera heroína que se enfrenta a su enfermedad, a sus visiones y, de paso, a los espectros y fantasmas que se entierran en el subsuelo de un Salem’s Lot que, aunque sin vampiros en esta ocasión, oculta en sus entrañas misterios igualmente aterradores que los de la segunda novela de Stephen King que se trasladaría después a la pequeña pantalla en 1979, bajo el nombre de El misterio de Salem´s Lot.

Como puedes imaginar, esta segunda temporada también está repleta de referencias veladas (y no tan veladas) al universo de Stephen King, aunque de una forma menos intrusiva y más agradecida que en la primera, gracias a una historia mejor llevada y que es capaz de atraparte desde el primer instante, lo cual, después del fiasco de una primera temporada para olvidar, se agradece realmente. Sí, está bien lo de los easter eggs, pero, como se suele decir, lo poco gusta y lo mucho cansa, pudiendo llegar su abuso a convertir un excelente producto en algo exclusivo para frikis.

En fin, para gustos colores y hay opiniones de todo tipo en torno a Castle Rock, pero, personalmente, la primera temporada me parece mucho más que mejorable, mientras que la segunda es aceptable, interesante y tirando a buena. Esperemos que, de haber una tercera, siga la senda de la segunda y, desde luego, la supere.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .