“Locke & Key”: necesita mejorar

Netflix ha estrenado una de las series que, en teoría, debería estar llamada a convertirse en eso que llaman “viral”. Quizá ese sea el problema.

Locke & Key

Locke & Key, basada en el cómic fantástico y de terror de Joe Hill (el hijo de Stephen King) y Gabriel Rodríguez, es, efectivamente, la nueva apuesta de Netflix para hacerse con una buena parte del pastel televisivo esta temporada y, de paso, enganchar a nuevos adictos para las siguientes. Sin embargo, la plataforma estadounidense ha intentado simplificar tanto para atrapar a la mayor cantidad de público posible que, en mi opinión, ha echado a perder lo que podría haber sido un excepcional producto.

Si no conoces el cómic de Joe Hill, te diré que es una creación dirigida al público adulto (como la mayoría de los del hijo mayor de Stephen King, por lo demás), por lo que la adaptación que ha llevado a cabo Netflix desvirtúa bastante su esencia, acercándola más a una serie infantil y juvenil que otra cosa. Sin embargo, con ello no quiero decir que este tipo de series sean malas (por ejemplo: Stranger Things, una gran serie perteneciente a ese segmento de edad), sino que se ha simplificado tanto que la trama y el argumento resultan excesivamente planos y sin sal.

Efectivamente, aunque la puesta en escena y la fotografía están cuidados hasta el más mínimo detalle (algo que está mejorando sobremanera Netflix, ya que, por ejemplo, HBO siempre le ganaba la batalla de la calidad), no así el guión, el cual resulta simple y llano, sin perfilar la personalidad de los personajes en absoluto y sin acabar de meterte de lleno en una historia que, por lo demás, se nos presenta poco creíble por, precisamente, esa falta de compromiso con el guión.

Locke & Key

Y es que viene siendo ya costumbre en Netflix el crear productos para el gran público, como si buscara convertirse en una plataforma generalista en cuyas series todo el mundo tuviera acomodo. No es que no sea una mala idea a priori para ganar cuota de pantalla en la batalla entre plataformas, pero lo que no parece acertado es que una misma serie se pretenda que guste a adolescentes y a adultos de la misma forma, ya que, al final, no te diferencias mucho de los productos de Atresmedia y Mediaset. Mal negocio a largo plazo.

En fin, veremos si la segunda temporada se endereza y nos ofrece algo más, ya que, la verdad, aunque en teoría esta serie debería encuadrarse en el género de terror y fantasía (en la línea del cómic de Hill y Rodríguez), lo de “terror” tendríamos que borrarlo y dejarlo únicamente en lo de “fantasía”. Sí, una historia fantástica más cercana a un Harry Potter para adolescentes que al trepidante cómic sobrenatural que debería haber sido.

En definitiva, Locke & Key necesita mejorar, bastante por cierto, ya que, para la próxima temporada, HBO y Amazon Prime Video vienen pisando fuerte con series como El visitante o Carnival Row, respectivamente (por no hablar de Apple TV+ con su Servant). Como se descuide, le comerán la tostada.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .