Max von Sydow y “El séptimo sello”

El exorcista, La muerte en directo, Juego de tronos, Evasión o victoria, Star Wars, Europa, La historia más grande jamás contada y, además de un larguísimo etcétera, El séptimo sello, forman parte de la filmografía del recientemente fallecido Max von Sydow.

El séptimo sello

Nacido en Suecia en 1929, Max von Sydow es, sin duda, uno de los iconos del cine de autor. Inmenso en pantalla, tanto por su rictus, por su altura y por su poderosa voz (ejemplo de ello es Europa), siempre lo recordaremos por aquellos papeles de personajes solemnes, graves y hasta atormentados, en los cuales imprimió una particular fuerza y carácter que, al fin y a la postre, es lo que recordamos de una película.

Efectivamente, y a modo de ejemplo, además de a Linda Blair en El exorcista (imposible olvidarla), quizá Max von Sydow fuera quien más fuerza imprimiera a la película basada en el libro de William Peter Blatty, elección perfecta para representar a un padre Lankester Merrin que, sin apenas darnos cuenta, era el personaje sobre el que giraba toda la historia. Algo que, sin embargo, ya hiciera dieciséis años atrás en una de las mejores películas de Ingmar Bergman: El séptimo sello.

Perfectamente podríamos encuadrar El séptimo sello dentro de la categoría del cine fantástico; sin embargo, este clásico del cine universal va mucho más allá al inspirarse en un pasaje del libro de las Revelaciones de la Biblia, tan cargado de la simbología propia del Apocalipsis y que tanto juego ha dado en la literatura y el cine. Así, la película de Bergman comienza precisamente con el Apocalipsis 8:1:

“Y cuando el Cordero rompió el séptimo sello del rollo, hubo silencio en el cielo durante una media hora”.

Y es precisamente esa referencia al “silencio en el cielo” el concepto sobre el que gira toda la película, entendido como el silencio de Dios.

La historia se desarrolla en dos planos (el real y el alegórico) durante el medioevo europeo, en plena epidemia de la peste negra (muy apropiado en los tiempos que corren, por cierto). Max von Sydow interpreta el papel de un caballero cruzado (Antonius Block) que, viajando por el continente, se encuentra con un extraño personaje que no es más que la muerte, cuyo propósito es quedarse con el alma del caballero. Este, sabedor de quién era en realidad ese siniestro personaje, decide desafiar a la muerte a una partida de ajedrez con el fin de ganar tiempo para, así, poder realizar un acto de valor antes de morir con el que dar diera sentido a su vida antes de morir.

Si tienes la oportunidad de verla, no dejes de hacerlo: un verdadero homenaje a ese inmenso actor que fue Max von Sydow. Una historia en la que el triángulo formado por la muerte, el sentido de la vida y la religión constituyen la trama de esta película indispensable.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .