“It”: ¿Me leo el libro, me veo las películas, o las dos cosas?

Como podrás adivinar, la respuesta a la pregunta sería la tercera; aunque con prevenciones.

It

Sí, es la eterna pregunta siempre que se habla de un libro que ha sido llevado al cine, y la respuesta, casi siempre, es la de que te has de leer el libro. La verdad, soy bastante partidario de esa postura, pero también soy de los que piensa que, si todavía no te leíste el libro, mejor veas antes la película. Y es así porque, normalmente, y como no vayas con la mente abierta, la película puede llegar a decepcionarte, dejando ese mal sabor en tu boca del dinero tirado a la basura.

Hay algo que siempre se critica a las novelas adaptadas a la gran pantalla, y es el que la película habitualmente se deja cosas en el tintero, por lo que es habitual que dichas críticas se centren en el hecho de que, elementos que se consideran claves en el libro, sin embargo en la película o bien no aparezcan, o bien se omitan o incluso se modifiquen. Un sacrilegio para muchos, quizá los más “puristas” (por no decir frikis), los cuales arremeten sin piedad contra la adaptación cinematográfica, inundando foros y redes sociales con lo más florido en exabruptos hacia el director. Sí, eso ocurre, unas veces con razón (la verdad), pero otras sin la más mínima.

Siendo honestos con nosotros mismos (incluso los más fanáticos), deberíamos reconocer que una adaptación al cine no es tarea nada fácil, ya que, además de los presupuestos y tiempos que cumplir, siempre está la creatividad del director, quien, al fin y al cabo, es el que va a plasmar en la pantalla una obra literaria para crear otra que, desde luego, va a querer que lleve su sello propio. Y es que debemos pensar que, aunque la película se base en una novela, aquella es una creación nueva y ha de tener una entidad propia que trascienda a la obra literaria en la que se inspira. En definitiva, novela y película han de conceptuarse como dos productos distintos y así deberían verse: la primera no sería más que la inspiración de la segunda.

Entendido así el asunto, está claro que lo mejor para evitar la, digamos, “intoxicación” que nos podría producir el haber leído antes el libro, mejor sería el ver primero la película sin prejuicio alguno para, después, sumergirnos en la magia de la novela en la que se inspiró. Sin embargo, no siempre va a poder ser así, como con toda seguridad ocurre con It, de Stephen King, una novela que el escritor de Maine publicó en 1986 y que, desde luego, muchísimos ya la leyeron en su momento. No obstante, quizá en las nuevas generaciones que ahora están adentrándose en el universo de King no sea tanto así y hayan bastantes Lectores Constantes en ciernes que todavía no la hayan leído, por lo que este artículo, seguramente, encaje mejor con ellos.

Stephen King

Las diferencias entre leer un libro y ver una película son más que evidentes, aunque al final los dos busquen producir en nuestra imaginación el mismo efecto. Sí, el mismo efecto pero de diferente forma: se puede decir que la película es como un chute de emociones concentrado en apenas hora y media (dos a lo sumo) que nos abstrae de la realidad y hace volar nuestra imaginación en ese lapso de tiempo único; el libro, en cambio, es como una liberación lenta y constante de esa droga para la imaginación durante las semanas o meses que nos dura su lectura. Sí, la lectura de un libro es ese momento del día que reservamos solo para nosotros y nuestra imaginación; es ese instante mágico (normalmente de noche, por imposiciones de lo que llaman “vida moderna”) en el que nos recogemos frente al papel o la pantalla del eReader para desconectar de la pesadez de la mediocre realidad cotidiana que, poco a poco y sin apenas darnos cuenta, nos va anulando como personas únicas que somos. ¿Acaso, cuando estás enzarzado la lectura de un libro, no sientes que todo lo que te rodea es diferente? ¿Acaso no estás toda tu jornada de trabajo esperando a que llegue ese momento mágico en la noche reservado única y exclusivamente para la lectura? Sí, ese momento en el que desconectas de todo y de todos, que llevas esperando desde el primer café de la mañana para volver a retomar la lectura allí donde la dejaste. ¿A que sabes a lo que me refiero?

Y ya que ha salido el tema de It, pues qué mejor libro para responder a la pregunta que encabeza este artículo. Sí, It, ya que su extensión en páginas es perfecta para ilustrar lo que he indicado antes: un voluminoso libro que saborearás por la noche durante su lectura y paladearás durante el día en tu imaginación, a la espera de volver a retomar el hilo de su historia mientras te planteas si ver o no la película (bueno, las dos películas) que dirigiera Andrés Muschietti.

En este caso, si no leíste todavía el libro, tal y como señalaba antes, mejor que antes veas las dos partes de la película de Muschietti, ya que, y como también indicaba, verás cómo se trata de dos obras (libro y película) que, aunque vayan de lo mismo, no son lo mismo. Así, el hecho de que el final de la cinta de Muschietti pueda desvelarte algo sobre el final de la novela, en realidad no te va a estropear una lectura que, al contrario, se te representará como algo apasionante cuando te sumerjas en el mundo de los Perdedores, ya que el haber visto antes la película te va a servir como hilo conductor en la compleja historia del payaso Pennywise. Además, y dado que la película tiene que prescindir necesariamente de pasajes del libro que se me antojan fundamentales en la historia (estoy pensando por ejemplo en la orgía entre los Perdedores), la lectura del libro te resultará más que sorprendente.

Y si ya eres de los que leyó el libro, que mejor que releerlo y detenerte en aquellos detalles que escaparon a tu atención en aquella primera lectura. Tal vez descubras algún detalle que pasaste por alto y que la película te ayude a descubrir.


4 respuestas a ““It”: ¿Me leo el libro, me veo las películas, o las dos cosas?

  1. El libro me duró 5 noches. Fue una de las primeras novelas de King que me leí. Las películas me han parecido una muy digna adaptación. Además, IT es una de esas obras que considero prácticamente imposible de adaptar “al pie de la letra”.
    Estoy de acuerdo con lo que comentas , que en este caso si no se ha leído el libro ver las pelis antes puede ser hasta beneficioso. Lástima que hay un sector de público (cada ve, más numeroso) que piensa “para que leer nada si hay una peli o serie que me lo cuenta”…

    Le gusta a 1 persona

  2. King es un autor que me ha parecido muy interesante en una parte de mi vida como lectora. Al día de hoy su argumento me parece reiterativo, con personajes extremos y predecibles que me dejan un sabor vacío. El libro It es una obra muy bien lograda que dista de la película. He visto la primera y no veré la segunda porque me da a más de lo mismo. Tu post me parece muy acertado y realista en cuanto a libro y adaptación. Voto por leer primero.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .