“El último verano de Silvia Blanch”, de Lorena Franco

Si hay algo que no soporto es la manía que hoy se tiene en catalogar como “novela negra” lo que no es. Tal es el caso de El último verano de Silvia Blanch, de Lorena Franco, lo que no quiere decir que sea mala; no, todo lo contrario.

El último verano de Silvia Blanch

Entiéndaseme con ello que no se trata de una crítica a la autora ni nada por el estilo, sino que se trata de poner las cosas en su sitio, ya que, en los tiempos que corren, el buen nombre de ese género que es la novela negra ha quedado tan diluido que ni tan siquiera los contornos que con tanto denuedo perfilaran Hammett, Ellroy o Thompson, entre otros, se adivinan ya en lo que hoy críticos y editoriales catalogan como noir, vendiendo al gran público lo que no debe ser considerado más que thrillers en el ámbito del misterio y el suspense con tintes policíacos. Sí, y como un thriller de misterio y suspense debemos catalogar la novela que hoy nos ocupa. Sí, como un thriller de misterio y suspense que, por lo demás, es muy bueno.

Por si no conoces a Lorena Franco, haré una pequeña introducción indicándote que es una escritora que podríamos catalogar como “todoterreno”: actriz de alguna que otra serie de la televisión que quizá te suene; actriz también en Bollywood; modelo; y, por supuesto, escritora. Pero no una escritora cualquiera que por ser medio famosilla la publica una gran editorial; no, en absoluto. Lorena Franco fue de las pioneras en la autopublicación en Amazon, por lo que empezó de la nada en esto de los escritores indie, llegando a arrasar en las listas de ventas de Amazon con novelas anteriores, entre las que destaca La viajera del tiempo. Su éxito ha sido tal que la ha llegado a fichar la editorial Planeta, bajo cuyo paraguas se publica El último verano de Silvia Blanch.

Lorena Franco

Hechas ya las presentaciones, indicar que la novela de Lorena Franco me ha gustado bastante, ya que una de las características de la escritora y de esta novela es su agilidad y ritmo a la hora de desarrollar la trama, lo que hace que te sumerjas en la historia desde el principio, sin que tenga que darle demasiadas vueltas al asunto para conseguir atraparte mientras te cuenta los últimos pasos de Silvia Blanch, quien desapareciera un año antes y de la que nada más se supo.

Con capítulos cortos, Lorena Franco alterna en la narración la primera y la tercera persona, siendo que algunos de los capítulos los narra la propia desaparecida, Silvia Blanch, lo que facilita que no te encasquilles en una lectura que podría llegar a ser anodina de no haber introducido la autora esos cambios narrativos que enriquecen una historia que tiene como escenario un pequeño pueblo en el que los silencios, las mentiras y el miedo de sus habitantes son ingredientes esenciales para imprimirle a la novela ese ritmo que hace que no puedas dejar de leerla. Por supuesto, la misteriosa personalidad de Silvia Blanch hace el resto.

Si tienes la oportunidad de leerla, no dejes de hacerlo. Seguro que disfrutarás del misterio que se encierra tras la desaparición de Silvia Blanch.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .