¿Merece Stephen King el premio Nobel de Literatura?

Se anuncia para el año próximo la publicación de una nueva novela de Stephen King que llevará por título Later, lo cual ya no es noticia en un autor tan prolífico como el de Maine. A partir de ahí, ya empiezan a sonar numerosas voces que reclaman el Nobel de Literatura para King.

Later

Y es que los lectores de Stephen King son ya legión, lo cual, desde luego, no es flor de un día en un autor que, desde que arrancara su carrera literaria de éxito con Carrie, allá por 1974, ha vendido ya más de 350 millones de copias de sus novelas y diferentes relatos, por no hablar de las numerosas adaptaciones de su obra a la televisión y al cine. Todo ello, sin duda, explica ese recurrente clamor entre sus lectores para que King vea reconocida su vasta obra con un Nobel de Literatura que, curiosamente, parece reservado en exclusiva a los que se han venido en llamar “escritores con mayúsculas”.

Pero no solo los “Lectores constantes” son los que alzan la voz para que a Stephen King le sea reconocida una vida entera entregada a la creación literaria, sino que incluso han habido críticos especialmente cualificados y renombrados que lo han comparado con el mismísimo Dickens, lo cual, en mi opinión, no andaría muy desencaminado. Y es que el rey del terror, antaño desdeñado y repudiado por la crítica de etiqueta, hogaño sin embargo ha visto reconocido su trabajo y su influencia en la literatura moderna entre algunos de los cenáculos más exquisitos de la crítica literaria, lo cual acrecienta la idea de que ya va siendo hora de que la academia sueca valore en su justa medida la extensa creación de Stephen King.

Y es que pareciera como que a los culturetas de fino olfato y morro exquisito les aterrara la etiqueta de “superventas” que siempre ha acompañado a King, como si lo que el gran público leyera fuera, sencillamente, mierda, reservando en exclusiva la pompa y la pretendida exquisitez literaria para solo aquello que ni Dios es capaz de leer. Sí, pareciera que en eso de la “alta literatura” no tuviera cabida más que lo exótico, lo complicado y lo enrevesado, cumpliendo esa vieja máxima de que “cuanto más raro, más caro”, o también la de que “la calidad está reñida con la popularidad”, perpetuando esa interesada separación entre lo culto y lo popular.

En fin, personalmente soy más que partidario de que a Stephen King se le concediera el Nobel de Literatura, y no solo por la incomparable extensión de su obra, sino también porque los más de cien títulos de los que es autor se han convertido en todo un paradigma de la cultura pop, no solo estadounidense, sino también de gran parte del planeta por eso de la globalización. Sí, un autor que ha sabido conectar como nadie con los terrores y los miedos más ocultos que habitan en lo más profundo de cada uno de nosotros, lo cual, desde luego, merece un reconocimiento más que merecido. Lo contrario sería ir en contra del espíritu mismo del premio Nobel de Literatura, circunscribiéndolo a una élite cultural que, con absoluta seguridad, está más interesada en el boato y la pose que en la literatura misma.

Al fin y al cabo, esto de escribir va de contar historias y de hacer volar la imaginación de la gente, ¿no? Pues eso.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .