¿Y qué tal “The Stand”? ¿Es buena o un truño?

Mientras que en algunos países la serie The Stand, basada en la novela de Stephen King Apocalipsis, ya ha concluido, en España aún nos quedan algunos episodios para terminarla, aunque ya podemos sacar algunas conclusiones.

The Stand

Aunque en el título de esta entrada me he ido a los extremos para calificar la serie (un recurso más publicitario que otra cosa, la verdad), lo cierto es que podríamos quedarnos en una valoración más intermedia, tirando a un bien rayano al aprobado alto.

Lo cierto es que los primeros episodios de la serie empiezan bastante flojos, generando algún que otro desconcierto entre las historias deslavazadas de unos personajes que, si no has leído el libro de King, pueden llevarte a dejar de seguir la serie en el segundo o tercer capítulo. En cambio, si has leído Apocalipsis, continúas viendo los sucesivos episodios porque en tu memoria de Lector Constante se van encajando unas piezas que, por lo demás, parecen cosidas con hilo barato, de ese que compras en los chinos y que se rompe al primer estirón. No obstante ello, a la mitad de esta miniserie, el asunto comienza a cobrar intensidad y ritmo, lo que se agradece cuando ya estás a punto de tirar la toalla y saltar a otra serie.

Y es que algunos personajes parecen más que exagerados (sobre todo si has leído la novela de King), como es el caso de Harold, o el de Donald sin ir más lejos (el Hombre Basura que interpreta en la serie Ezra Miller), siendo que, en este último caso, más que un pirómano parece un retrasado mental, lo cual le resta a su papel bastante credibilidad. Además, la introducción de los personajes en la serie resulta realmente escasa y precipitada, por lo que, si no leíste el libro, te pierdes definitivamente y no llegas a captar totalmente el papel de cada uno de ellos en la historia ni, por supuesto, sus complejas personalidades, que son las que dan sentido a toda la trama.

Sin embargo, todo no es malo en The Stand, ya que, como digo, casi en el ecuador de la serie el asunto comienza a ganar intensidad, y los personajes comienzan a encajar en su propio papel; aunque, como señalo, es más fácil darles sentido si previamente te has leído la novela, algo que recomiendo encarecidamente. En efecto, el último tramo de The Stand gana en intensidad y ritmo, lo cual te lleva a pensar que los primeros episodios de la historia eran perfectamente prescindibles, a no ser que se hubiesen planteado de otra forma, dando más peso a las pequeñas historias que en el libro de King van definiendo la personalidad de los personajes y que, en sí mismas, hubieran tenido de seguro la intensidad e interés que sí tienen en Apocalipsis. Pero bueno, quizá ello nos hubiera llevado a una serie de varias temporadas, lo cual, la verdad hubiera sido preferible para dar como resultado un producto redondo, más allá de la miniserie que ha resultado y que no pasará a los anales de la televisión.

En fin, The Stand no está mal, pero podría haber sido muchísimo mejor si no se hubiese sacrificado la creatividad en favor del presupuesto. En todo caso, quedará con el paso del tiempo como un fetiche más para los Lectores Constantes, pero un producto sin pena ni gloria para el resto de mortales.

Mejor leerse el libro.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .